Preparando las verduras antes de cocinarlas (Dieta de Reintroducción)

Cuando comenzamos la dieta de reintroducción de verduras y hortalizas después de la dieta restrictiva, como canónigos, espinacas, acelgas, judías verdes, berenjenas y rúcula, y tenéis dificultades para tolerarlas, podemos quitarle algunas partes, para hacerlas más digeribles y aumentar así su tolerancia. Os pondré algunos ejemplos:

Los canónigos. –

Cuando utilizo los canónigos les quito los rabitos y solo uso las hojas. Esta forma quizá sea más importante cuando los comemos crudos.

Las acelgas. –

En el caso de las acelgas y las espinacas, les quito las pencas y los nervios más grandes que tienen las hojas. Con lo cual solo utilizo hojas y trozos de hojas, como podéis apreciar en las fotos.

Las judías verdes. –

  1. Las planas.-

En el caso de las judías verdes (las planas), les corto los extremos y los bordes, las abro y le quito las semillas o habichuelas, a veces me quedo aquí, pero otras veces le quito la membrana blanca que recubre la superficie interior de la vaina.

  A la izquierda lo que nos comeremos y a la derecha las partes a desechar, o en el caso de las habichuelas, que se comerá otra persona que no tenga nuestros problemas digestivos.

Membrana blanca interior de la vaina que también desecharemos. Y resultado de la vaina que nos comeremos tras ser cocinada.

2. Las redondas.-

Le quitamos las puntas y bordes, y las abrimos. Le quitamos la semillas y la membrana blanca de su interior.

Las berenjenas.-

Cuando utilizo las berenjenas, las hago fritas, aunque muchos otros las hacen al horno. Las pelo y las corto longitudinalmente, y luego con un cuchillo de punta fina les quito las pepitas.

La rúcula. –

La podemos preparar de dos modos, sobre todo si la vamos a comer cruda, como explicaré a continuación:

  1. Le podemos quitar el tallo y el principio de la hoja (ver foto 1).
Foto 1

2. O podemos quitar el tallo y el nervio central dentro de la hoja (ver foto 2).

Foto 2

Incorporando estos pequeños trucos comprobaréis que mejora vuestra tolerancia y las comidas serán más digeribles, en las primeras fases de la dieta de reintroducción.